Algunos juguetes pueden ser peligrosos para nuestras mascotas

Los juguetes para nuestras mascotas deben elegirse con precaución, aunque estos sean para divertirse, pueden representar una amenaza para su vida. Ellos son como niños que requieren de nuestro amor y atención para su buen desarrollo. 

Al igual que con los niños, las precauciones para producir un juguete para nuestras mascotas deberían ser iguales. Sin embargo, no hay seguridad que sea así. Al igual, las amenazas que representan para los más pequeños y grandes.

Por ejemplo, los juguetes que son pintados pueden tener tóxicos.  Algunos que poseen un olor intenso a plástico podrían contener cloro, químico causante de cáncer, problemas en el desarrollo, dañar el sistema inmunológico y reproductivo. Asimismo,  las piezas pequeñas para los perros o gatunos más grandes pueden lastimar sus dientes y encías, o en el peor de los casos, ser ingerido hasta causar la falta de respiración, y en el caso más trágico, la muerte.

Tanto las pelotas de tenis como los juegos que parecen una caña de pescar y son largos, pueden ser letales. Por ejemplo, las pelotas diseñadas para los animales tienen más químicos perjudiciales que las pelotas comunes de tenis. Además, los que contienen tiras largas pueden producir que se enreden mientras juegan, y causar ahorcamiento fácilmente sin que ellos tengan idea de lo que puede ocurrir.

 

Los ejemplos de juguetes que pueden ser peligrosos para tus mascotas son infinitos. Por esto, recomendamos hablar con un veterinario para saber con certeza qué juguetes no pondrán en peligro su vida. También, revisar las etiquetas o los objetos de tu amigo de cuatro patas para que nada de lo expuesto pueda ocurrirle. 

Los gatos pueden sufrir de ansiedad

Si crees que tu gato puede estar sufriendo de ansiedad pero no sabes los síntomas, aquí te contaremos para detectarlo a tiempo y remediar su anómalo comportamiento.

 

¿Cómo detectarla?

 

 Para saber si tu gato está ansioso, tienes que observarlo. Entre más conozcas los comportamientos de tu mascota, será más fácil detectar anomalías en su comportamiento.

 

-       Últimamente permanece parado y como dormido en largos periodos de tiempo durante el día, puede ser un síntoma de ansiedad o algo en su entorno le incomoda. 

-       Que no se preocupen por su aspecto y aseo, ejemplo: no acicalarse.

-       Sin razón es agresivo.

-       Maúlla constantemente más de lo normal.

 

¿Qué hacer si tiene los síntomas?

 

Lo primero que debes hacer es acudir a al veterinario, para saber si es ansiedad o es por otra razón su comportamiento como: enfermedades o falta de nutrientes.

 

Otro de los consejos para disminuir la ansiedad en los felinos es hacerles masajes suavemente en el cuello, de vez en cuando. Jugar con ellos constantemente para que se movilice más en su entorno. También, mimarlo y hacerlo sentir importante puede ser una solución. Por último, ayudarle a acicalarse como: cortarle las uñas y cepillarlo hará que los síntomas desaparezcan rápidamente.

 

Estos tips, no solo servirán para disminuir el estrés de tu mascota hasta que desaparezca, sino que los evitará. Asimismo, fortalecerá la relación entre amo y mascota.

Los gatos también sufren de depresión

 

La depresión no solo se presenta en los humanos, sino que la pueden padecer los animales. Sin embargo, suele darse con menos frecuencia en los felinos, pero no es remoto que les suceda. Sus causas pueden ser variadas. 

¿Cuáles pueden ser sus causas?

Los gatos a diferencia de los humanos pueden padecer de depresión por otros componentes que no sean genéticos o ambientales. Esta puede darse por largos periodos de tiempo. Algunas de las causas puede ser la falta de actividad física, no recibir los nutrientes adecuados en su alimentación; cansancio físico y causa de otras enfermedades.

También, la falta de libertad en algunos gatos puede causarla, debido a que son grandes exploradores. El verse encerrados les causa ansiedad, esto es más frecuente en los felinos que se acostumbraron a deambular a las afueras de su hogar a temprana edad.

Por último, a pesar de que estas criaturas se consideren independientes, también necesitan atención. El sentirse abandonados o desatendidos puede causarles profunda tristeza y transformarlos en animales violentos.

Para evitar que tu mascota padezca de depresión, no lo excluyas y siempre ten presente que, al igual que tú, hay cosas que podrán desatar enfermedades como esta, por su descuido.

¿Cuál es la frecuencia con la que debo desparasitar a mi gato?

 

Los parásitos intestinales o gusanos pueden enfermar a tu mascota. Por ello, es importante no esperar a que los tengan sino prevenirlos y respetar el calendario de desparasitación de nuestros amigos felinos.

Calendario de desparasitación 

Felino cachorro

La primera desparasitación debe realizarse a las 6 semanas de vida del gato, a partir de este momento, lo ideal es hacerlo cada dos semanas hasta que cumpla 3 meses. Si no se hizo el procedimiento como se ha indicado, el felino será más vulnerable a desarrollarlos y afectarán su salud seriamente.

Felino adulto

Cuando el gatuno cumple 3 meses, en adelante se debe desparasitar cada 3 ó 4 meses -no importa que este sea domestico-. Los gatos que se ausentan de su hogar, tienen mayor probabilidad de contraer parásitos u otras enfermedades.

Aconsejamos que acudas a tu veterinario de confianza para saber qué tipo de desparasitante puedes dar a tu mascota, así le evitarás futuros problemas de salud.

 

 

¿Cómo detectar un infarto en mi perro?

 

A veces los infartos en nuestras mascotas pueden ser detectados hasta que es demasiado tarde. Durante el verano los perros son más propensos a sufrirlos porque su cuerpo se calienta y pueden deshidratarse. Sin embargo, hay algunos más vulnerables como los perros de avanzada edad, los que sufren de sobrepeso y las razas pequeñas: tacitas de té, Chihuahuas, entre otros. Estos son algunos pasos para detectar si tu mascota esta propensa a sufrirlo y brindarle ayuda oportuna:

Las encías:

Si tu perro tiene las encías de una tonalidad oscura o de un color rojo oscuro, puede significar que no tiene una buena circulación sanguínea, lo que es causante de problemas respiratorios.

Indicios de deshidratación

Si al verificar las encías de tu perro están secas pueden ser indicios de deshidratación, lo que ocasionaría otros problemas de salud a largo plazo. Asimismo, si la saliva de tu perro es babosa o mucosa, también es otra alerta.

El jadeo

Si el jadeo de tu perro es de una frecuencia anormal, sin realizar alguna actividad de alta demanda de energía, es hora de que lo lleves al veterinario. Vigila el comportamiento de tu perro Si tu perro es activo, y tiene un cansancio notorio, esta es una clara señal de que puede estar enfermo o próximo a sufrir un infarto.

Desequilibrio

Si tu mascota camina de una manera extraña, choca con objetos o paredes fácilmente puede ser uno de los indicios. Vómito y diarrea Cuando un perro sufrió un infarto las secuelas pueden ser el no controlar sus esfínteres, a veces, los dueños no se dan cuenta que su mascota ha pasado por tal episodio.

La temperatura

El rango normal de la temperatura de un perro debe estar entre los 38.33°y 38.88° Celsius. Si tu perro está sufriendo un infarto esta aumentara a 40° Celsius o más.

Los síntomas pueden ser muy generales. Sin embargo, según Hernán Dueñas, Médico Veterinario de Chile, las enfermedades cardíacas representan el 90% de los perros atendidos, y su riesgo de padecer uno, aumenta al cumplir más de 5 años de edad.

Cimascotas le recomienda estar alerta a las señales y, recurrir al veterinario en el momento apropiado para evitar estos episodios que pueden afectar a nuestras mascotas.